Los republicanos ya planean su vuelta a la Casa Blanca

Tan solo han pasado un par de meses desde que los Republicanos dejaron la Casa Blanca y ya hay estrategias para volver. La revista Newsweek trae esta semana una serie de entrevista bajo el título de “Reinventing the GOP” en las que explican las estrategias que ya están tramando los republicanos  para volver al poder.

El veterano Newt Gringrich y otras figuras emergentes en el partido Republicano, como Eric Cantor y Bobby Jindal, parecen haberse convertido en los estrategas para “reinventar el partido republicano” y conseguir así dos objetivos básicos: recuperar la mayoría en el Congreso en el 2010 y volver a la Casa Blanca en el 2012.

La verdad  es que no será la primera vez que los republicanos han de “reinventarse”. En 1964 perdieron de tal forma que incluso algunos comentaristas políticos hablaron de que el Partido Republicano no tenía futuro alguno; pero volvieron a ganar en 1966. Entre 1974 y 1976 la opinión pública estaba tan conmocionada por el “Watergate” que tan sólo el 17% del país se consideraba identificando como Republicano. Pero surgió Ronald Reagan y ganó ampliamente a Carter. Tercer ejemplo: Muy poca gente creía que George W. Bush podría ganar a Al Gore, pero el estratega Karl Rove consiguió posicionarlo como caballo ganador.

Newt Gringrich

Newt Gringrich

Ahora los republicanos quieren conseguir otro “switch“, otro cambio de esta embergadura. Figuras tan veternanas como Gringrich y jóvenes promesas están proponiendo lo siguiente:

1. Posicionar el partido como el “partido de las mejores soluciones“, no como “el partido de la oposición”. Vanity Fair bromeaba hace poco con la idea de que los republicanos deberían resucitar a Ronald Reagan y convencerlo para que se vuelva a presentar a Presidente. Bromas aparte, la verdad es que hay muchos republicanos pensando en volver al “reforming convervatism” (conservadurismo reformador) que representaba Reagan para “venderse” como alternativa a Obama: quieren hacer énfasis en “las respuestas prácticas” y en las “reformas necesarias para mejorar el país” y sobre todo quieren centrar todo su discurso en “la creación de empleos”. “It’s all about jobs” (Todo se basa en los empleos), cuenta Eric Cantor, congresista republicano por el distrito 7º de Virginia y una de las figuras más prometedoras del partido. “Hay que centrarse en lanzar mensajes a los que crean empleo: a las pequeñas empresas y a los emprendedores”.

Al mismo tiempo, hay que empezar a abandonar viejos mensajes del partido. “Ya no hay que discutir si el gobierno ha de ser grande o pequeño”, continúa Cantor, “ni tan siquiera si ha de ser convervador o liberal. Ahora hay que centrarse en conseguir a government that works, un gobierno que funcione”. Ese debe ser nuestro mensaje.

2. Olvidarse de las estrategias de “consolidar tus propias bases” para hablar a todo el país: el partido republicano, para volver a ganar, tiene que conseguir más adeptos. Y un primer paso es ampliar las fuentes de donde se nutren los discursos republicanos. Si tradicionalmente think tanks como el “Heritage Foundation” y el “American Enterprise Institute” eran los responsables de proveer material ideológico, ahora también se quiere que la gente se sienta más implicada en la construcción del propio debate.

3. Implica a los más jóvenes. Una de las vías para ampliar el debate  ha sido la “Conservative Political Action Conference” (CPAC) que se ha celebrado en el mes de febrero. Ha habido una asistencia récord (9.000 personas), el mayor éxito de público desde que la CPAC fue creada en 1973. Y, sobre todo, ha habido la mayor participación de jóvenes de la historia.

La mitad de los asistentes eran universitarios que abarrotaban sesiones dedicadas a temas como “How liberals are Destroying the American Election System”. ¿El truco? La CPAC había ofrecido descuentos especiales a los jóvenes estudiantes y se había lanzado una página del Facebook que llegó a atraer a 2.886 miembros.

4. Posicionar a Obama como “poco de fiar” y transformar las elecciones al Congreso del 2010 en un referéndum sobre la “situación de la economía y las medidas de Obama para atajar la crisis”. Si bien el Presidente de los Estados Unidos mantiene unas rátios de aprovación importantes, el 60% de la población norteamericana duda sinceramente que las medidas que está impulsando sirvan para aliviar la crisis. De momento, nadie está juzgando a Obama por la crisis (se vé como un tema que ha tenido que heredar), pero en el 2010 puede que haya gente que empiece a desconfiar de la capacidad de Obama para gestionar la economía. O, al menos, eso es lo que esperan los Republicanos.

Para fomentar que esta idea cale entre el electorado, Gringrich incluso propone un discurso ya para que las bases republicanas se lo vayan aprendiendo:

It’s not just the economy. It’s a referendum on a radical secularism. It is a referendum on an administration that is very left-wing. It’s a referendum on taking away your right to vote with a secret ballot by the union leaders. Ironically, Obama says he’s not going to deal with lobbyists, but he sends a message to 100 union leaders. This will be a broad referendum on which America you want to live in.

5. Librarse de los elementos más radicales. Sí, en Estados Unidos también tienen su equivalente a Jiménez Losantos. Se llama Rush Limbaugh y en estos momentos, gracias a sus “mordaces” comentarios, está alejando a los Republicanos de votantes que les pueden interesar (el 41% de los votantes independientes no lo soportan).

6. Vuelve a creer en Sarah Palin. Los republicanos están pensando en catapultar a nuevas promesas: Bobby Jindal (governador de Louisiana), Mark Sanford (governador de Carolina del Sur), Tim Pawlentry (governador de Minnesota), John Boehner (congresista por el distrito 8º de Ohio y líder de la minoría en el Congreso), Eric Cantor… Pero al mismo tiempo quieren seguir aprovechando el rédito de Sarah Palin, sobre todo entre las mujeres.

¡Así que tendremos Sarah para rato!

1 comentario

Archivado bajo comunicación, marketing

Una respuesta a “Los republicanos ya planean su vuelta a la Casa Blanca

  1. Q. Q. Bauens

    No entiendo lo de Sara Palin; durante las elecciones no tenía muy buena prensa, o al menos eso es lo que percibí. Claro que estando en España, mi percepción puede ser muy errónea…
    Por otro lado, me pregunto si en España, cuando el partido mayoritario ha perdido las elecciones, se ponen inmediatamente a trabajar (que según desprendo del post es lo que hacen los republicanos ahora mismo) para las próximas, o más bien se lamen las heridas…, Ah, pero que tonto soy!… Si en España nunca nadie pierde las elecciones…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s