Brasil 2016: El día que Lula eclipsó a Obama

Hoy cabría recordar la frase del Barón de Coubertin: “lo importante no es ganar, sino participar”. Esto podría ser un consuelo para los madrileños que, después de un duro trabajo, han visto como la corazonada olímpica se esfumaba frente al (ahora sí) “gigante” brasileño. Este resultado era previsible. Primera razón: desde Melbourne 1956 nunca se repite continente como sede olímpica. Seguna razón: la deuda histórica del COI con Sudamérica. Tercera razón: política (Brasil es una potencia en alza y unas Olimpiadas son el trampolín perfecto para convertirse en un país líder). Cuarta razón: comunicación. Madrid se esforzó mucho, pero Río lo hizo mucho mejor. De hecho, lo ha hecho tan bien que incluo Lula fue capaz de eclipsar a Obama.

1. Lula vs. Obama. Lo irónico de la votación de ayer es que fue Brasil -y no Obama- quien mejor representaba el “Yes We Can”. Chicago personalizó su candidatura en Obama y Obama hizo lo mejor que sabe hacer: proyectar la idea de que él es la imagen de la nueva América. Su discurso era más una biografía personal que una defensa de su ciudad de acogida. Y al final daba la sensación de que lo único que tenía que ofrecer Chicago era el carisma del Presidente Norteamericano y de la Primera Dama (¡ni siquiera utilizaron a Michael Jordan!).

Hoy, los periódicos norteamericanos se preguntan por qué Obama ha arriesgado tanto su imagen en una candidatura que no tenía todas las posibilidades de éxito consigo. Incluso el New York Times, un periódico muy próximo a Obama, comienzan a plantear si no será que Obama cree demasiado en su propio carisma.

Si a Obama hoy le llueven críticas, Lula sólo recibe alagos. Brasil entendió desde el principio que no debía vender a un personaje, sino a todo un país. Lula no sólo se representaba a sí mismo: Lula era el corazón de Brasil, y Brasil quería demostrar que pese a la pobreza, la violencia y las fabelas, ellos también son capaces de organizar unos grandes Juegos Olímpicos. Lula no habló de la samba ni de la juerga (al contrario de Tokio, que cometió un gran error con su “pondremos el karaoke en el mundo”). Lula habló del esfuerzo y profesionalidad de Brasil. La candidatura se había trabajado con gran seriedad, la misma diligencia con la que quieren convertirse en una gran potencia.

2. It’s the economy, stupid. España será la octava economía mundial, pero Brasil ha conseguido en poco tiempo pasar de ser un país tercermundista a la décima economía mundial. Y, según el Banco Mundial, serán la quinta potencia mundial en el 2017. De hecho, es uno de los países que mejor a campeado la crisis financiera mundial y se espera que -como en el caso de China- la economía vuelva a crecer en el 2010. Hasta ahora han conseguido mantener la inflación controlada y no ha habido necesidad de intervenir en ningún banco.

Brasil no tiene experiencia en la organización de un gran evento internacional, es cierto, pero un país que ha sido sacar de la pobreza a millones de personas en un tiempo récord, bien sabrá montar la logística y las infrastucturas para los Juegos Olímpicos.

3. Here come the Brazilians! Brasil no sólo ha sabido crear un “milagro económico” en los últimos siete años, también ha sabido granjearse un lugar en la diplomacia internacional. Lula ha abierto embajadas en 35 países en seis años, sobre todo en África y América Latina. También ha sido una de las principales voces a la hora de reclamar un nuevo orden financiero internacional y reformar el sistema de las Naciones Unidas. Cuando Obama recibió a Lula en la última reunión del G20, lo hizo con el efusivo “Here comes my man!” (¡Aquí viene mi hombre!). Era el espaldarazo (y la foto) que Brasil necesitaba para consolidarse como “uno más del club de potencias mundiales”.

Al mismo tiempo, Brasil ha cometido fallos (el más notable y más reciente, su incapacidad de influir en la crisis constitucional de Honduras). Esto ha hecho que algunos diplomáticos piensen que Brasil deba cambiar su política exterior si quiere jugar en la primera división de las potencias mundiales. “Un gigante no debe comportarse como un gnomo diplomático”, dijo el ex-Ministro mexicano de Asuntos Exteriores, Jorge Castañeda, en referencia a Brasil.

El nombramiento ayer de Río de Janeiro como futura sede olímpica de bien seguro ayudará a este “gran gigante” a codearse con los grandes.

Muchas felicidades Río! Muchas felicidades Brasil!

1 comentario

Archivado bajo liderazgo

Una respuesta a “Brasil 2016: El día que Lula eclipsó a Obama

  1. Sigo sin entender el apaleo a Obama…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s