Los secretos de los mejores oradores: Steve Jobs,

Hoy la revista Forbes destaca que Apple ha ganado un 78% más en el último trimestre, gracias a las ventas del Iphone (se han vendido un 61% más) y del IPad (se han vendido 3.3 millones en sus primeros tres meses en el mercado). Las ganancias netas del a compañía han pasado de 1.3 mil millones el año pasado a 3.4 mil millones en lo que llevamos de año. Apple es ahora la compañía tecnológica del mundo, por delante de Microsoft, y ni siquiera el “Antenna gate” ha logrado mermar los imparables beneficios del gigante.

La clave del éxito es, sin duda, los productos Apple, su diseño, su tecnología. Pero también ha contribuido en gran parte las dotes de oratoria (por no decir el carisma) de Steve Jobs. En cualquier lista de los mejores oradores sale siempre el nombre de Steve Jobs, co-fundador y CEO de Apple. Sus “Keynote Adress” son esperadas por millones de seguidores en todo el mundo, sus palabras son analizadas hasta la saciedad por todos los medios y sus técnicas de comunicación son diseccionadas y estudiadas en las mejores universidades.

Carmine Gallo, consultor de comunicación, escribió un libro bastante interesante sobre sus técnicas a la hora de hablar en público.

Primera lección: “La comunicación en analógico, la tecnología en digital”

Apple ha revolucionado el mundo de la tecnología, pero el proceso que Steve Jobs emplea para preparar sus intervenciones en público no puede ser más tradicional. Un rotulador y una hoja de papel en blanco es todo lo que necesita para establecer un primer esquema. Eso, y hablar con mucha gente antes de ponerse a escribir las primeras palabras. A Jobs le encantan las sesiones de “brainstorming”, conocer todos los puntos de vista, los diferentes enfoques. Cada parte de la presentación es elaborada por personas de Apple expertas, como los ingenieros de producto o los “product manager”, a los que exige un alto rigor. Jobs es un perfeccionista. Normalmente, después de que los product manager le enseñan las propuestas de “keynote” las desecha sin piedad y pide nuevo material que se ajuste más a sus exigencias.

Segunda lección: “Un mensaje, tres mensajes”

Jobs estructura sus presentaciones entorno a un único mensaje, que es el quiere que retenga su audiencia. Para dar fortaleza a este mensaje, emplea tres mensajes de apoyo a la idea principal.

Tercera lección: “El mensaje principal en 140 carácteres o menos”.

Jobs defiende que las personas tenemos una memoria selectiva y que sólo recordamos aquellas frases realmente memorables que nos aportan algo nuevo y sorprendente. Por eso Jobs emplea siempre eslóganes en sus presentaciones, como el de “Macbook air, the world’s thinniest notebook”.

Cuarta lección: “Encuentra una historia y encuentra un villano”

Es sorprendente la capacidad que tiene Steve Jobs de explicar cualquier producto tecnológico como si fuera un cuento, pero este ingrediente es lo que realmente le hace ser tan bueno como orador. Establece una historia, un marco para entender qué está diciendo realmente. Y como toda buena historia, tiene un villano y un héroe. Al principio de Apple, el villano siempre era IBM. Ahora, el villano no tiene por qué ser una empresa, o un competidor. A veces es un problema que hay que resolver o un obstáculo a superar. En todo caso, marcar bien los retos y los competidores que tenemos delante supone un estímulo para la audiencia. Por no decir que ayuda a entender mejor porqué necesitamos los productos Apple que nos está presentando.

Quinta lección: “Menos es siempre más”.

Según Garr Reynolds, autor del magnífico libro “Presentation Zen”, Jobs aplica en sus presentaciones el concepto de “kanso” (simplicidad elegante, conseguir el máximo impacto con los mínimos recursos gráficos). Realmente, las presentaciones en Power Point de Jobs son de lo más sencillo, pero es que él sabe bien que el gran protagonista es él y no el Power Point. Por tanto, tan sólo hay diapositivas con imágenes o con frases cortas. Incluso se ha dado el caso de diapositivas totalmente lisas (sin ningún tipo de contenido) cuando la ocasión lo ha requerido.

Sexta lección (y la más importante): “La clave es la preparación“.

Se sabe que el gran secreto de Jobs es realmente la importancia que le da a la preparación. Sus “keynote” se empiezan a gestar con meses de antelación y son muchas las personas que intervienen en el procesos. Hace unos años, Mike Evangelist, product manager de los productos de software para DVD de Apple, desveló en “The Guardian” todos los pasos que se seguían. Desde luego, la minuciosidad es de nota.

A parte de la gente que participa en la preparación de las palabras y los mensajes, hay tres equipos más que se encargan de que la puesta en escena sea memorable: un primer equipo se encarga de preparar la sala para las miles de personas que se concentrarán, el segundo se encarga del escenario (los pedestales móviles, el telón…), y un tercero se encarga de la iluminación y el audio. Este segundo equipo tiene sistemas de “back up” preparados por si acaso fallase algo en el último momento. De hecho, se tiene siempre un ordenador encendido y preparado por si acaso el que emplea Jobs en su presentación tiene algún problema. Todo esta pensado para que se pueda reemplazar el ordenador en tan sólo cinco segundos.

También este tercer equipo se encarga de todos los cañones que proyectan las presentaciones. Aquí Jobs es muy minucioso y quiere que la resolución de pantalla sea la exacta. En alguna ocasión en que no ha estado conforme con la proyección ha obligado a los ingenieros y los técnicos a desarrollar a toda prisa algún mecanismo para mejorar las imágenes.

Capítulo aparte merece la preparación de Jobs. Además de estar durante semanas ensañando, se dedican dos días enteros a practicar en el escenario que acogerá la “Keynote”. El primer día, Jobs trabaja duramente para que cada segmento de la presentación, cada palabra sea realmente la necesaria. Tiene delante a los ingenieros de producto y a los “product manager” y con ellos comprueba las reacciones ante cada mensaje e idea.

 Esta sesión de preparación es interrumpida a cada pocos segundos por el propio Jobs, que cambia las expresiones y ajusta cada una de las diapositivas a su gusto. En un ordenador que se coloca en el escenario, va corrigiendo sobre la marcha el contenido de su “keynote”.

El segundo día de preparación todo es mucho más estructurado. Jobs ya se siente más cómodo con sus palabras, con lo que se hace un ensayo general como mínimo (incluso dos). Jobs va vestido incluso con la ropa que llevará al día siguiente durante la Keynote (sus vaqueros y jersei negro). Delante suyo tiene una audiencia un poco más amplia pero perfectamente seleccionada. Los mensajes se prueban una vez más para conseguir la reacción esperada.

2 comentarios

Archivado bajo comunicación, Hablar mejor en público, liderazgo

2 Respuestas a “Los secretos de los mejores oradores: Steve Jobs,

  1. Pingback: Adiós a un genio | Comunicación política

  2. Felix Carriel

    El gran co autor de iPhone, sin duda fue un exelente proponents de la tegnologia universal, en este Caso, el Telef, pero con criteria visionario, en canto a estrategia de vender y colocar el producto en regiones consumista, Como es America y Europa. Aplausos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s