El día en que Obama se ahogó en una taza de té

En 1947 John Fitzgerald Kennedy se convirtió en el hombre “que ahogó a Cabott Lodge en 100.000 tazas de té”. Kennedy acababa de ganar la batalla para el escaño del Congreso por Massachussets frente al (supuestamente) todopoderoso Cabott Lodge y, en gran parte, su victoria se había granjeado a partir de los “tés para señoras” que su madre, Rose, y sus hermanas Pat y Eunice habían organizado para mujeres votantes de estes Estado.

La anécdota me venía hoy a la cabeza al leer las previsiones de voto de las “mid-term” estadounidenses, pero hoy quizás el titular sería más bien: “hoy es el día en que Obama se ahogó en una taza de té”. Según todas las encuestas, el Presidente se enfrenta hoy a un gran revés electoral que se podría interpretar como un gran voto de rechazo a sus políticas. Y es que los Republicanos podrían alzarse con el control del Congreso y del Senado, lo que paralizaría inmediatamente la agenda política de la Casa Blanca. Perdón, puntualizo: más que el Partido Republicano estamos hablando del “Tea Party”, un movimiento ultraconservador que puede suponer un auténtico movimiento sísmico en el Parlamento estadounidense. Según un estudio realizado por el New York Times, de los 500 candidatos republicanos que hoy pugnan por algún escaño en el Congreso, el Senado o para el puesto de gobernador, 138 han reconocido su apoyo a esta facción ideológica.

Treinta y nueve escaños es lo que necesitan los republicanos para capturar el Congreso y otros 12 para conseguir la mayoría en el Senado. Los pronósticos auguran que lo conseguirán en el Congreso (actualmente hay mayoría demócrata con 255 escaños frente a los 178 republicanos) pero que lo tendrán mucho más difícil en el Senado. En la Cámara alta hay actualmente 57 demócratas, 41 republicanos y 2 independientes que suelen apoyar a los demócratas y, además, más de un tercio de los escaños demócratas en el Senado parecen que seguirán sin cambios. No obstante, hay que tener en cuenta que la fuerza demócrata puede quedar seriamente debilitada: es más que probable que los Republicanos consigan los escaños de North Dakota, Indiana y Alaska y están en disputa los de Connecticut, West Virginia, Florida, Kentucky, Delaware, Illinois y, sobre todo, Wisconsin.

¿Cómo se ha gestado este terremoto electoral?

En primer lugar, todos los expertos parecen ponerse de acuerdo en un hecho: los votantes independientes han huído de Obama. Según un reciente estudio del Pew Research Center, cerca del 37% de los votantes estadounidenses se considera “independiente”, frente al 34% que se identifica como “demócrata” y el 28% que se define “republicano”.

El porcentaje de independientes es el mayor en los últimos años. Para algunos, el sacrosanto sistema bipartidista es anacrónico y no responde a las afinidades reales de los votantes. Para otros sus lealtades hacia los partidos no se basa en la ideología sino en los resultados tangibles y consideran que los que ostentan el poder no están realizando los cambios que prometieron. De hecho, según una encuesta de NBC/Wall Street Journal, el 60% de los votantes considera que el país no va por el buen camino.

Sea como fuere, la verdad es que este grupo de “independientes” son ahora los que decidirán de qué color político será el Congreso y el Senado. Y si bien este grupo fue la clave del éxito de Obama en las presidenciales del 2008, ahora puede ser el motivo de su caída en picado.

“Facebook” ahora no ha servido

Preveyendo la derrota electoral, la Casa Blanca puso en marcha hace meses una estrategia para alentar de nuevo a las masas. Pero esta vez el mensaje no ha calado como hace dos años. En primer lugar, el número de personas que acuden a las urnas en una cita presidencial es superior a la que acude a votar en las “mid-term”. De hecho, en las últimas “mid-term”, tan sólo el 40% de los votantes acudió a votar y no se espera que esta vez el porcentaje sea superior.

En segundo lugar, Obama ha fallado en lo mejor que (se suponía) que sabía hacer: comunicar. Algunos analistas han comentado que es uno de los Presidentes más activos de la historia y que ha actuado con valentía frente a retos enormes. Ha reformado la sanidad (proyecto que tantos otros habían intentado y que ninguno había conseguido), ha impulsado reformas en Wall Street y parece haber contenido la recesión económica (a pesar de que las cifras de paro todavía no le han dado un respiro). Sigamos: ha invertido como nunca antes en educación y en medio ambiente, ha ayudado a los profesores y ha firmado leyes que intentarán poner fin a la discriminación salarial por razón de género. Sin duda, el récord es histórico pero el electorado no parece darse por eludido. Y quizás no debamos culparlos, porque la Casa Blanca no ha sabido vender el mensaje de “cambio y esperanza” que tantos millones anhelaban.

También hay que tener en cuenta que los pesos pesados del aparato Obama parecen haberse puesto en marcha demasiado tarde. El propio Obama ha tenido un papel residual en la campaña y su mujer, Michelle, tan sólo ha acudido a socorrerle cuando ya todo el mundo se veía el descalabro encima. Es cierto que durante las últimas horas de cambpaña todo el mundo se ha movilizado (Michelle ha estado en Las Vegas y Philadelphia; Joe Biden en Vermont; y Bill Clinton no ha parado de hacer mítines en toda la costa Este).

Pero quizás han llegado demasiado tarde.

Hoy a las seis de la tarde, hora local, se cerrarán los colegios electorales en Kentucky. Serán los primeros en escrutar los votos y decidir a los ganadores. Seguramente serán un presagio de lo que vendrá más tarde.

 

1 comentario

Archivado bajo comunicación, Lecciones del Ala Oeste de la Casa Blanca, liderazgo

Una respuesta a “El día en que Obama se ahogó en una taza de té

  1. Francisco

    Gracias por t o d a la info.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s