Auf Wiedersehen Europa?

El jueves comenzó en Bruselas la cumbre que, según algunos analistas, tenía por objetivo “dar una última oportunidad a Europa”. Y es que, últimamente en cuanto a presagios aciagos se refiere, no parecemos escatimar titulares grandilocuentes, a cada cual más apocalíptico. Ahora bien, a nadie parece ya entrarle el miedo frente a tales tremendas aseveraciones. Al fin y al cabo, ya llevamos tantas reuniones que trataban de “evitar el desastre”, “detener la tragedia” o “poner fin a la hecatombe”, que ya todos parecemos estar esperando el inexorable y predecible desenlace y nos preparamos con resignación a que alguien certifique de una vez por todas la defunción de una idea, como es Europa, que nació como una utopía y que durante tantos años hemos defendido con una vehemencia absoluta. Ahora bien, la vehemencia necesita de clarividencia para no tornarse en locura y aquí es donde ha estado precisamente el meollo de la catástrofe: que no hemos sabido vislumbrar un horizonte, ni trazar la ruta de salida de la crisis. Todo lo más algunos líderes han estado circunvalando entorno al ojo del huracán emitiendo pequeños soplidos en un intento torpe, insulso y por supuesto inútil de poner fin al vendaval.

Por todo ello me pregunto (sin acritud alguna y simplemente con ganas de ampliar el debate, que creo que últimamente estamos cortos de miras), ¿habrá alguien que tenga las agallas de dar un paso adelante y defender que puede que Europa necesite de veras una última oportunidad pero que este último aliento desesperado no debiera, en cualquier caso, adoptar la forma que se ha cavilado en Bruselas? Y no, no me estoy refiriendo a David Cameron, al cual le adjudico un error de cálculo garrafal. Y es que esto de sucumbir a los euroescépticos que gobiernan la “City” le acabará saliendo caro. Uno de los pocos que ha tenido las agallas  de decir las cosas por su nombre ha sido el Ministro de Economía sueco. En unas declaraciones a Sky News se despachó con un más que atinado: “dejémonos de tanto tratado y protocolo y aportemos munición”.

Hace un par de días “Le Monde” recogía un magnífico análisis de la cantidad de veces que hemos tenido que escuchar aquello de que “Europa está en las últimas” pero , al mismo tiempo, recoge una brillante reflexión sobre todas las oportunidades perdidas para salvarla realmente. Os dejo el resumen:

  • 11 de marzo: Europa vive ya bajo la amenaza angustiante y constante de los mercados. Una reunión en Bruselas propone, frente a tal situación, y a instancias de Alemania (¿cómo no?) un “pacto de competitividad” en la zona euro para evitar la crisis de la deuda. Su principal aportación: moderación salarial en la función pública.Días más tarde, el 25 de marzo, se acuerda que el “Fondo Europeo de Estabilidad Financiera” (un instrumento creado en mayo del 2010 para ayudar económicamente a los países en dificultad) se incrementará de 250.000 millones de euros, a 440.000, una cifra insuficiente a todas luces. Además, no hay acuerdo sobre cómo este dinero ha de ser prestado a los países ni cómo debe intervenir realmente para evitar movimientos especulativos de los mercados.
  • 25 de junio: se acuerda con urgencia que Grecia recibirá un paquete extraordinario de ayudas. Si ya antes Europa le había prestado 110.000 millones, se propone doblar esta cantidad, siempre y cuando, eso sí, Grecia adopte un plan de ajustes drásticos.
  • 21 de julio: se acuerda que Grecia no devuelva en su totalidad el total del préstamo que Europa le ha hecho. Además, se refuerza el papel del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera: ahora podrá prestar directamente dinero a los países y comprar deuda soberana en el mercado secundario (es decir, no cuando los países emiten los bonos, sino cuando los compradores deciden venderlos).
  • 26 de octubre: Los mercados no dan tregua alguna. Angela Merkel dice que es “ahora o nunca”. Se refiere, por supuesto, a salvar a Europa. O, al menos, a la idea que ella tiene de salvación. Se propone que el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera se incremente hasta llegar a los mil millardos de euros. Para ello, se defiende que países extranjeros, sobre todo los emergentes, aporten recursos. Los denominados países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y África del Sur) aclaran que no tienen la más mínima intención de hacerlo.Al mismo tiempo, Alemania insiste (y consigue) que los Estados adopten antes del 2012 el principio de austeridad presupuestario por el cual nadie pudiese aprobar un presupuesto deficitario.
  • 1 de noviembre: Reunión del G-20. Papandreu propone un referéndum en Grecia para aprobar el plan de recortes exigido por Europa. El primer ministro griego retira días después esta propuesta y presenta su dimisión.
  • 8 de diciembre: Sarkozy y Merkel proponen una reforma en profundidad de los tratados europeos. Se habla incluso de establecer duras sanciones en caso de que algún país no cumpliese el principio de tener déficits presupuestarios inferiores al 3% del PIB.

Ahora acabamos de poner punto y final a una cumbre que, según muchos optimistas, ha salvado (una vez más, cabría decir) a Europa. Ayer se conseguía un acuerdo para fortalecer la Unión Fiscal de los países euro. Un acuerdo que establece la obligación de aprobar presupuestos con déficit cero y que determina que si algún país excede el 3% del déficit tendrá que hacer frente a represalias. También se ha consensuado la creación de un “Mecanismo de Estabilidad Europea” que entrará en vigor en julio del 2012 y que complementará al “Fondo Financiero de Estabilidad” (el cual desaparecerá en el 2013).

Es decir, nos habremos de volver a apretar el cinturón pero lo que realmente podría ayudar a aliviar la presión que sufren algunos estados (es decir, fondos financieros de ayuda que realmente funcionasen) todavía está en ciernes.

Por tanto, la pregunta que ahora toca hacerse es: ¿cuándo será la próxima gran cumbre para salvar a Europa?

Deja un comentario

Archivado bajo liderazgo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s