Debate de investidura: secretos previsibles y ambigüedades impermisibles

Una vez Mariano Rajoy ha puesto punto y final a la casi hora y media de discurso (treinta y una páginas tiene la versión escrita), los representantes del resto de fuerzas políticas del hemiciclo se han afanado a aparecer delante de los medios y valorar la intervención. Ha sido “ambiguo” para algunos, “poco ambicioso” para otros, “decepcionante” para la gran mayoría.

Para mí, simplemente, ha sido previsible.

1.- Previsible por la retórica inflada a la que nos tiene acostumbrados el futuro Presidente, una retórica que empequeñece al mismo Quevedo y que aturde de tanta perífrasis repetida, frase engominada, adjetivo reiterativo y adverbio sobrante. Vaya, que el discurso está muy mal escrito. Y el tono monocorde con el que el futuro Presidente adorna sus intervenciones no ayuda un ápice a superar el ataque de insomnio que te invade de inmediato al escucharlo (tampoco ayuda en exceso tan solo leerlo).

No me esperaba ni por asomo una arenga al estilo “sangre, sudor y lágrimas” con el que Winston Churchill insufló ánimos a sus compatriotas, ni mucho menos un optimista aunque ingenuo “Yes We Can”, ni por supuesto nada parecido al elegante “We have nothing to fear but fear itself” rooseveltiano. Pero de ahí a que hayamos caído en una pura verborrea sin estilo hay un abismo.

2.- Previsible por los mensajes, una retahíla de propuestas que querían demostrar a Europa que seguiremos siendo un alumno aventajado (y claramente pelota) de los designios imperantes de Alemania y que no adoptaremos ninguna postura contestataria (¡Dios nos libre!) frente al libre albedrío (y falta de criterio) con el que la Señora Merkel lidera al continente.

Se ha empezado hablando de la austeridad, se ha pasado luego a hablar de la austeridad, se ha recalcado la austeridad y se ha acabado reivindicando la austeridad. Que le quede claro a los alemanes: cumpliremos con nuestra promesa de reducir el déficit el año que viene en los términos establecidos, aunque por ello tengamos que estrangular toda posibilidad de crecimiento económico. Y que quede claro que digo esto como defensora de la austeridad, si bien aplicada desde el sentido común y no desde posturas maximalistas.

Rajoy no ha dejado claro cómo conseguiremos esta reducción tan drástica del gasto público, ni ha desvelado qué ajustes establecerá en todas las partidas que no sean las pensiones (las cuales subirá, por supuesto). Es decir, no sabemos aún del alcance que tendrá el “ajuste” en educación ni en servicios sociales, ni en infraestructuras productivas, aunque nos podemos ir preparando para recortes substanciales.

Ahora bien, Europa puede respirar tranquila: el Sr. Rajoy no se ha pronunciado sobre Europa más allá de fórmulas al uso que no quieren decir nada, y por tanto, no sabemos exactamente cuál es su postura sobre el futuro del Banco Central Europeo, ni sobre la reforma de los tratados comunitarios.

3.- Previsible por los silencios y las omisiones. Ni una palabra sobre el proceso de paz en Euskadi, ni una palabra sobre “pluralidad nacional”, ni una palabra sobre infraestructuras claves, ni sobre temas que afectan a territorios situados más allá del Manzanares.

4.- Previsible porque no hacía falta mantener el silencio y el secretismo durante prácticamente un mes para anunciar tan sólo líneas maestras y no entrar en detalle. Para decir que eliminará los puentes, pondrá fin a las prejubilaciones, volverá a incentivar la compra de vivienda y que subirá las pensiones (y bajará todo lo demás), no hacía falta tanto hermetismo. De hecho, para eso tenía la campaña electoral: para lanzar este tipo de mensajes. Ahora se necesitaba una hoja de ruta y Rajoy nos ha demostrado que no sabe siquiera lo que es un GPS.

 

Deja un comentario

Archivado bajo comunicación, Hablar mejor en público, liderazgo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s