La difícil sonrisa de Chacón

Me recordó a unos versos de Shakespeare: “full of sound and fury, signifying nothing”. Garra, determinación, coraje (con algún quiebro de voz de por medio), pero sin ningún contenido tangible y útil más allá de las arengas típicas a los entregados militantes. Es mi particular visión del discurso ayer de la (ahora sí, oficialmente) candidata a la Secretaría General del PSOE.

La puesta en escena, todo hay que decirlo, estuvo muy bien pensada. Paseíllo inicial de la candidata jalonada por sus compatriotas almerienses que le estampaban dos besos mientras las cámaras encuadraban perfectamente las demostraciones efusivas de apoyo. Banderitas por doquier, gente con sonrisas permanentes, alguna lagrimilla entre el público y mucha ilusión en el hotel de Olula del Río. Todo muy americano,  que por algo estaban rodando en la tierra que hizo famoso el “western”. Y no, lo de emplear el verbo “rodar” no es fortuito, porque todo parecía un evento perfectamente coreografiado para que los telespectadores nos creyésemos que esta mujer es capaz de generar un “momentum” a lo Obama y resucitar al PSOE de sus cenizas.

Ahora bien, el discurso falló. Y mucho.  Frases excesivamente preparadas para el aplauso fácil, exhortaciones grandilocuentes para culpar de todo al partido rival, exabruptos innecesarios que buscaban energizar a las bases pero que sobraban totalmente (lo de acusar al PP de ser “los parásitos de la crisis” me pareció excesivo).

Tengo la sensación de que más que hacer autocrítica, lo que se persiguió fue construir una cortina de humo: algo así como “lo hemos hecho mal, de acuerdo, pero los otros lo están haciendo aún peor, con lo que nosotros deberíamos parecer mejores”. Si se piensan que con análisis tan poco lúcidos y estrategias tan poco meditadas (y con cierto tono zafio), el PSOE va a salir del atolladero, les quedan muchísimos años de oposición por delante.

Tengo que reconocer que me esperaba muchísimo más nivel por parte de Carme Chacón. Quizás tenía esperanzas de que, de tanto citar el ejemplo de las primarias francesas, Chacón hubiese extraído la verdadera lección del ejemplo galo: que los votantes (militantes o no, simpatizantes o no) quieren algo más que una retórica facilona llena de “sound bites” agresivos. Quieren soluciones a los problemas del país. Quieren una hoja de ruta que explique cómo crear empleo, generar oportunidades y dinamizar la economía. Quieren líderes en los que poder confiar. Quieren partidos políticos de los que sentirse orgullosos (o, al menos, quieren poder ir a votar convencidos). Y, sobre todo, Sra. Chacón: los votantes quieren que se les reconozca como personas inteligentes y quieren, por tanto, discursos inteligentes. No arengas sin sentido.

Chacón apela a una nueva socialdemocracia, sin concretar su sentido. Y exige un nuevas formas (solo le faltó parafrasear y emplear la palabra “talante”), aunque de momento sólo estemos viendo más de lo mismo.

Está muy bien lo de recordar que la socialdemocracia se basa en la libertad, la justicia y la solidaridad. Pero quizás en este momento haría bien de hablar también de responsabilidad, ese término tan escurridizo pero que la población entiende tan bien (y valora aún más).

Ojalá recapacite un poco y ofrezca ideas interesantes.  Me gustaría que dijera cómo pilotaría la oposición si estuviera en sus manos hacerlo, me gustaría saber cuáles serían sus medidas, cuál sería su tono. Me gustaría saber qué propone para dar oportunidades a los jóvenes, para que las mujeres podamos realmente conciliar, me gustaría saber qué piensa de la situación actual de Europa, de la postura de Merkel, del futuro del Banco Central Europeo y, puestos a pedir, me gustaría que ofreciese su versión de cómo reducir el déficit y mejorar la competitividad de la economía. Además, ha criticado que el PP ha subido los impuestos, ¿no lo haría usted? Señora Chacón: ¿Qué impuestos subiría, qué impuestos eliminaría, que impuestos reduciría?

Por cierto, en referencia a los “acentos territoriales” que usted ha defendido (en un claro guiño al PSC): ¿qué significa exactamente? ¿Va usted a seguir diciendo una cosa en Barcelona y otra distinta en Madrid? Que quede claro que estoy totalmente en contra de una homogeneización rasante que niegue las especificidades de cada territorio, y mucho más en contra estoy del “café para todos” que tan contraproducente ha resultado. Me gusta la diversidad porque nos aporta riqueza y, sí, defiendo que cada nación de este Estado que es España debe recibir un trato adecuado a lo que aporta al conjunto. Ahora bien, lo que tiene que ser idéntico es el discurso. Porque lo de decir tres cosas diferente para contentar a tres electorados distintos ya no funciona. Es más, lo encuentro totalmente antidemócratico, por no decir insultante.

En resumen: espero sinceramente que en los próximos días siga habiendo “sound” y cierta “fury”, pero que superen lo del “signifying nothing”.

4 comentarios

Archivado bajo comunicación, liderazgo

4 Respuestas a “La difícil sonrisa de Chacón

  1. JOSE JOAQUIN GONZALEZ

    MAGNÍFICO análisis. Gracias

  2. Cris

    De lo mejor que he leido en mucho tiempo. Comparto tu visión sobre lo que es un liderazgo auténtico y lo escasamente que es utilizado por nuestros políticos. Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s