Primarias EUA: ¿Por qué hoy todo puede empezar de cero?

La semana que viene es el famoso “SuperMartes”, la gran cita de las primarias, pero hoy sin duda también es uno de los momentos decisión de la campaña a la nominación republicana. Y es que hoy vota Michigan (y también Arizona, aunque éstas parecen que están claramente a favor de Romney).

La expectación es máxima, dada cuenta de que si hoy Mitt Romney gana en Michigan (su estado natal, por cierto), será prácticamente invencible. Ahora bien, si pierde, lo tendrá francamente difícil para seguir adelante. El campo republicano demostrará que todavía está demasiado abierto, que los votantes no tienen nada claro qué tipo de candidato quieren exactamente, que Romney no acaba de convencer y, en consecuencia, que cualquier contendiente un poco avispado (el ultraconservador Rick Santorum, por ejemplo) podría ganar “momentum” y dar la gran sorpresa de este año electoral.

¿Puede hoy ganar Romney en Michigan? Todas las encuestas predicen que, en el mejor de los casos, sería una victoria muy ajustada. El New York Times dice que en estos momentos Romney y Santorum están empatados y hay quien, como el instituto de “Public Policy Polling”, se aventura a revelar que Santorum está cinco puntos por delante.

Es decir, el recuento va a ser más que interesante

El enemigo de Mitt Romney se llama Mitt Romney

Romney se ha presentado desde el principio como el “candidato invencible” y ha basado toda su estrategia de campaña en demostrar que no tiene rival. El problema es que sí tiene rivales, y que éstos han demostrado más capacidad estratégica y de movilización de lo que habría cabido esperar. Rick Santorum, por ejemplo, le ha arrebatado hasta tres estados que tendría que haber ganado con relativa facilidad (Colorado, Minnesota y Missouri), le puso contra las cuerdas en Iowa y ahora puede que le quite incluso Michigan.

De hecho, si tomamos tan sólo a los votantes independientes, nos llevamos una sorpresa: Obama sigue siendo el favorito y Rick Santorum aventaja a Romney. Es decir, el argumento de la “inevitabilidad” de la victoria de Romney se resquebraja.

¿Qué está pasando?

La “culpa” de que estemos en tal encrucijada, no les quede la menor duda, es del propio Romney. Desde el principio de la contienda está arrastrando un déficit de credibilidad que su equipo no está atajando como debiera. Hoy todavía son muchos los que albergan serias dudas sobre la capacidad de Romney de ganar en Noviembre frente a Obama. Para muchos, no es suficientemente conservador; para otros, sencillamente, no es de fiar. Para la gran mayoría, es una persona que no despierta pasiones. Es más, ni siquiera lo ven como un tipo auténtico.

Entre los votantes que se consideran “muy conservadores”, el panorama es aún más desolador. De hecho, según el Washington Post, sólo el 38% de ellos tiene una imagen favorable del candidato republicano. La clave, sin duda serán los conservadores moderados y los independientes. Aquí Romney ha avanzado algo, es cierto, si bien todavía la mitad de ellos no le mira con buenos ojos.

Hay otro problema en ciernes. El equipo de Romney se esfuerza por parecer una máquina perfectamente engrasada y a pleno rendimiento. Y es cierto que funcionan con disciplina y eficiencia, hasta el punto de que su gusto por la meticulosidad y su obsesión por controlarlo todo se han hecho famosas (de hecho, hasta el tamaño de las banderas norteamericanas en los actos se controla al milímetro). Ahora bien, esta perfección prusiana ha acarreado problemas.

En primer lugar, han hecho que Romney parezca aún más distante. Las conversaciones con las prensa son escasas, por no decir inexistentes. De hecho, tan solo ayer el candidato se dignó a dirigir una palabra a los medios (después de tres semanas sin conversar con ellos directamente). Además, los eventos no fomentan la interrelación con los votantes. Si en New Hampshire Romney parecía cómodo en el formato de “town hall”, contestando preguntas que le lanzaba la audiencia, ahora todo se resume a mítines donde el candidato cada vez acorta más sus intervenciones y no se sale, ni por asomo, del guión.

Además, la supuesta perfección de la que hace gala el equipo a veces brilla por su ausencia. Este viernes, en un evento en Detroit para hablar sobre economía, cometieron un retundo error. El escenario escogido era un auditorio donde caben 65.000 personas. La cantidad de gente que realmente acudió: 1.200, y la mitad de ellos eran periodistas. Desangelado era quedarse corto. Y la palabra “fracaso” tan sólo empezaba a describir lo acontecido. Para un equipo supuestamente acostumbrado a tenerlo todo bajo control (controlan hasta donde se colocan las cámaras para que el enfoque siempre resulte con Romney rodeado de gente), debió ser un buen mazazo. Por no decir que la prensa, harta hasta cierto punto a tanto encorsetamiento y restricción, no dudó ni un segundo de vengarse y publicar suculentos análisis sobre cómo Romney hablaba a sillas vacías.

Tercer problema. Romney es una persona sumamente disciplinada, es cierto. Se ve que su capacidad para diseccionar problemas y para trazar estrategias es digna de encomio (no deja de ser un perfecto resultado de la educación en Harvard). Ahora bien, de ahí a saber escoger las palabras adecuadas hay un amplio trecho. Declaraciones esta semana sobre su riqueza y sobre la cantidad de coches que tiene su mujer (resulta que la Sra. Romney tiene dos Cadillacs) no es lo más apropiado para dirigirse a una audiencia que en su mayoría estaban sin trabajo y contemplan con consternación cómo sus posibilidades de futuro (no hablemos ya de la de sus hijos) se esfuman inexorablemente. La eficiencia prusiana se ve no ha tenido en ningún momento en cuenta el tema de la emotividad.

En fin, veremos hoy que pasa. De momento, la gente ya acude a votar.


Deja un comentario

Archivado bajo comunicación, Lecciones del Ala Oeste de la Casa Blanca, liderazgo, marketing

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s