El arte de (re)vender a un político

Obama acaricia a su perro, Bo, en la caravana presidencial. La imagen fue difundida con el texto: "Así es como un auténtico amante de los animales trata a los perros". Mitt Romney había sido fotografiado llevando a su perro enjaulado encima del capó de su coche.

No hay margen para la improvisación. Eso es lo que me quedó más claro en los días que pasé en la campaña de Obama en el 2008 (por cierto, noticia: este año vuelvo a colaborar). En campaña, nada se debe dejar al azar. Todo hay que tenerlo bajo control. Hay margen de error, por supuesto, pero se intenta que todo esté estudiado, calculado, sopesado, valorado y diseccionado al milímetro. Qué se va a decir, cómo se va a decir, dónde se colocarán las cámaras y el teleprompter, qué ropa se debe llevar y a que target de votantes queremos convencer. Pura estrategia, puro análisis. 

No lo digo en tono de crítica, sino con toda mi admiración. Porque el grado de profesionalidad, entrega y rigor de los equipos de campaña presidencial en Estados Unidos es digo de encomio y de alago.

Además, a pesar de la extrema meticulosidad, todo parece que fluya espontáneamente. Sobre todo en cuanto a imagen de los políticos se refiere. Así como aquí hay algunos políticos que improvisan bastante pero que, al final, parecen forzados y encorsetados, allí sucede lo contrario: se sigue a rajatabla un guión perfectamente orquestado, pero el resultado, con excepciones puntuales, suele ser de una naturalidad sorprendente.

Obama habla con un niño en Evansville, Indiana.

Ésta es la clave: para parecer natural y espontáneo, todo ha de ser cuidadosamente estudiado. Que. al fin y al cabo, aquí de lo que se trata es de ser profesionales.

Otra gran lección que aprendí: no se trata de parecer quien no eres, ni de ofrecer una imagen falsa, prefabricada a base de encuestas. Se trata, en realidad, de estudiar cuidadosamente todos tus puntos fuertes y tus debilidades. Saber qué debes promocionar y qué debes mejorar. Parece sencillo, ¿verdad? No lo es en absoluto. Hay que tener una gran disciplina y grandes dosis de humildad para conseguirlo de verdad y aceptar consejos sobre qué mejorar.

Obama recuerda que es humano

Estos días precisamente Obama está en pleno ejercicio mediático para recordar a los votantes una de sus principales potencialidades electorales: que es un hombre, en el fondo, normal, con una historia vital y unos valores personales en los que se pueden ver reflejados sus conciudadanos. Una persona humana que dista mucho de la imagen elitista que los republicanos se esfuerzan en proyectar sobre él. Un hombre cálido y cercano criado lejos de la opulencia de la que siempre ha disfrutado el que, con toda seguridad, será su rival: Mitt Romney.

De acuerdo, Obama vive ahora en la Casa Blanca y se desplaza en el “Air Force One”, pero ello no significa que se haya olvidado de sus raíces. Ni quiere decir que de vez en cuando no haga cosas que hacemos el resto de los mortales. Más concretamente, lo que hacen los votantes medios o, rizando el rizo, los votantes masculinos de rentas medias, ese target que casualmente suele decantarse  por los Republicanos. 

El Presidente se decanta por la Universidad de Carolina del Norte como su favorita para ganar la liga universitaria de baloncesto. Carolina del Norte es un estado clave para su reelección.

Por ejemplo, al Presidente, com a la gran mayoría de los norteamericanos, le gusta el baloncesto. Bien, explotemos esa faceta “humana”. Obama hizo hace una semana su particular porra sobre la liga universitaria de baloncesto. Comentó la situación de los diferentes equipos, se permitió alguna que otra broma y, al final, dio que ganaría la Universidad de Carolina del Norte (por cierto, un estado clave para las presidenciales, ¿será casualidad?) Además, ha hecho declaraciones sobre la nueva estrella de los Nicks, Jeremy Lin.

Obama le explica al Primer Ministro británico, David Cameron, cómo funciona el baloncesto.

Lo que más atención mediática ha recabado: se zampó un típico hot dog mientras veía el partido entre el Western Kentucky y Mississippi Valley State en Dayton, Ohio. El hecho de que a su lado estuviera sentado el Primer Ministro de Inglaterra, David Cameron, quedó hasta campechano (al fin y al cabo, ¿quién no acude regularme a ver el baloncesto acompañado de dignatarios internacionales?). Por cierto, Cameron, que no tenía ni idea de baloncesto, reconoció que el deporte le había resultado “rápido y activo” y prometió enseñar a Obama a jugar a cricket.

Obama celebra St. Patrick's Day bebiendo una Guiness.

Otro paso más: ¿quién ha dicho que no le gustaría tomarse una cerveza con el Presidente? Ahí estaba Obama celebrando St. Patrick’s Day en un bar de Washington tomándose la preceptiva cerveza. Y ahí estaba también el Presidente, hace ya unos cuantos días, entonando canciones en compañía de Buddy Guy y BB King en la mismísima Casa Blanca.

Además, teniendo en cuenta las fotografías en donde el pobre perro de los Romney, Seamus, era transportado en su jaula en el capó del coche familiar, los del equipo de Obama no han dudado ni un instante en distribuir instantáneas del Presidente acariciando a su perro, Bo, y dejando claro que él sí sabe tratar con ternura a los animales. Hasta han creado un grupo de apoyo llamado “Amantes de las mascotas por Obama”. Ahí es nada.

Michelle Obama compra en el supermercado

De acuerdo, los de la campaña de Obama (todavía) no se han atrevido a llevar al Presidente a un supermercado (recordemos que Bush Sr. sí lo hizo y compró un par de calcetines). Pero, ¿por qué no acudir a la Primera Dama? Michelle Obama se enfundó en un look “casual” y, con gafas de sol y una gorra de béisbol, fue a comprar a la cadena de supermercados Target. Una fotografía de ella llevando personalmente las bolsas de plástico de la compra casualmente fue captada y colgada en Internet. Por si alguien no conocía el episodio, Michelle Obama apareció hace un par de días en televisión, en el programa de humor de David Letterman, y explicó su experencia.

En los próximos días, podemos esperar mucho más.

Deja un comentario

Archivado bajo comunicación, Lecciones del Ala Oeste de la Casa Blanca, liderazgo, marketing

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s