Elecciones presidenciales francesas: sorpresas en la cuenta atrás

Desde el inicio de la crisis del euro, los votantes europeos han castigado duramente en las urnas a los partidos en el poder. Ahora que tan sólo quedan tres semanas para la primera vuelta de las elecciones presidenciales (previstas para el 22 de abril) la gran pregunta es: ¿Francia se sumará a esta tendencia o será una excepción?

Economía, economía y más economía

Es el tema que más preocupa a los franceses y el que centra la campaña. A pesar de que algunos comentaristas apuntaron que los desgraciados y execrables hechos de Toulouse darían más peso a los issues de seguridad e immigración, lo cierto es que las encuestas realizadas días después de la terrible masacre dieron cuenta de que estos hechos habían dolido profundamente a los franceses, pero que éstos seguían considerando que la economía debía centrar la campaña presidencial.

Porque, desde luego la economía del país galo pasa por momentos difíciles. El semanario británico “The Economist” se descolgó la semana pasada con un enjuicioso artículo (y una maravillosa portada emulando al icónico “Dejéneur sur l’herbe” de Manet) en donde no dejaba títere con cabeza y analizaba minuciosamente y con mirada crítica los retos actuales del país:

►► Radiografía de un país

Lo bueno:

  • Es cierto, Francia, a pesar de que las agencias de rating rebajaron su codiciado status de AAA a AA, sigue colocando su deuda a tipos de interés substancialmente más bajos que el resto de países mediterráneos (aunque más que Alemania, todo hay que decirlo).
  • Cuenta con una población bien formada y tiene empresas de prestigio a nivel internacional.
  • Sigue teniendo una ratio de productividad elevada, aunque en el año 2000, los costes laborales por hora en Francia eran un 8% menos que en Alemania y ahora son un 10% más.

Los retos:

  • Cito textualmente a “The Economist”: “Los fundamentos no son tan optimistas. Francia no ha cuadrado sus cuentas desde 1974. La deuda pública se sitúa en el 90% del PIB y sigue subiendo. El gasto público, del 56% del PIB, es uno de los mayores de Europa –incluso superior al de Suecia [la media de la OCDE es del 43,3%]”.
  • Los bancos no tienen suficiente capital.
  • La tasa de paro es la mayor que ha registrado el país desde finales de los noventa y no ha bajado del 7% en los últimos treinta años (ahora es del 10%, en Alemania es del 5,3%).
  • Las exportaciones se han estancado mientras en Alemania se han disparado.
  • Francia tiene ahora el mayor déficit por cuenta corriente en términos nominales de toda la zona euro.

Por si todo esto no fuera suficientemente malo, según The Economist, “Francia, con un crecimiento errático y si acometer reformas, puede que se encuentre dentro de poco en el centro de la próxima crisis del euro”.

¿Sorpresas contra todo pronóstico?

Dado el panorama económico, lo normal sería pensar que Nicolás Sarkozy no tiene ninguna posibilidad para revalidar su puesto. Ahora bien, las encuestas demuestran que quizás haya alguna sorpresa. Las elecciones presidenciales francesas se celebran en dos vueltas: la primera, prevista para el 22 de abril, donde participan todos los candidatos, y la segunda, el 6 de mayo, donde sólo concurren los dos candidatos más votados en la primera vuelta.

Pues bien, pese a lo que nos podríamos pensar, la primera vuelta está muy reñida y en estos momentos las encuestas hablan de un posible empate entre Sarkozy y François Hollande, incluso de una tímida ventaja del primero. En la segunda vuelta, sin embargo, Hollande todavía mantiene el liderazgo pero la distancia entre ambos se está acortando.

Sarkozy ha dado un salto histórico: a finales de febrero (unos días después de anunciar oficialmente y por televisión que se volvía a presentar), el actual Presidente parecía que no tenía ninguna posibilidad. Contaba con el 25% de intención de voto en la primera vuelta y el 41% en la segunda. Demasiado alejado del socialista Hollande como para soñar con una remontada. En esto, Sarkozy rompió moldes: en Francia los Presidentes que repiten en el cargo se benefician de una inmediata remontada en las encuestas después de anunciar que se vuelven a presentar (una de las pocas excepciones la protagonizó François Mitterrand en 1988). Al cabo de unos días, eso sí, las encuestas volvían a bajar.

Ahora bien, no tuvo un repunte inicial, pero en una suerte de revancha, Sarkozy ha dado el mayor salto en las encuestas en un mes que se recuerda: de febrero a marzo ganó 2,5 puntos (pasó del 25% al 27,5% de votos en la primera vuelta). Como explica Le Monde, “Ni Valéry Giscard d’Estaign en 1981, ni François Mitterrand en 1988, ni Jacques Chirac en 2002 registraron una subida tan pronunciada un mes después de anunciar su nueva candidatura”.

Eso sí, de confirmarse este resultado, aun siendo sumamente beneficioso para él, supondría un claro retroceso respecto a lo que obtuvo en las últimas presidenciales (2007): el 31,2% de los votos en la primera vuelta.

François Hollande pierde terreno. En febrero estaba en el 30% de intención de voto en la primera vuelta. Ahora está en el 28,5%. No es un mal resultado para los socialistas en perspectiva histórica (recordemos que en el 1981, Mitterrand obtuvo el 25,8% de los votos), pero sin duda marcan un claro retroceso respecto a las expectativas iniciales.

4 comentarios

Archivado bajo Campañas electorales, comunicación, liderazgo

4 Respuestas a “Elecciones presidenciales francesas: sorpresas en la cuenta atrás

  1. Pingback: Elecciones presidenciales francesas: sorpresas en la cuenta atrás « Innovación Política

  2. Pablo Andrés Rivero

    Gracias Ana por compartir este post. Es posible añadir un evento en particular, la muerte del “asesino de Toulouse”. La idea fuerza de la campaña de Sarkozy es “una Francia Fuerte” que impacta directamente en la construcción colectiva del miedo a partir de los eventos protagonizados por Mohamed Merah.
    Todo indica que habrá segunda vuelta. El desafío para los “socialistas” franceses es reconstruir rápidamente un relato creíble en ese contexto quizás no planificado, aunque pienso que la crisis volverá a dirimir el asunto.
    Saludos!

    • Hola Pablo,
      Muchísimas gracias por tu comentario. Comparto tu opinión de que Hollande debe reconstruir su relato si quiere seguir manteniendo la ventaja en las encuestas. Yo me acabo de leer su libro “La rêve français” y, la verdad, me ha dejado bastante fría. Me esperaba un hilo narrativo mucho más poderoso y más propuestas concretas y sólidas para hacer frente a la crisis. Por otra parte, creo (es pura intuición) que Hollande esperaba que Sarkozy se desplomase sólo y también supongo que no intuyó el fenómeno “Mélechon” por el flanco de izquierdas. Espero que en las próximas semanas Hollande ofrezca algo más que argumentos “en contra de Sarkozy” y se centre más en defender su propio programa. Veremos a ver.
      Muchas gracias de nuevo por tu comentario!

  3. la gran ilusión de las elecciones presidenciales francesas http://t.co/eWlsd6tv

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s