Francia, ¿camino del cambio?

Parecía, más que una noche electoral más, un auténtico plebiscito sobre el futuro de Europa. Al menos, esa era la sensación a tenor de la cobertura mediática y la atención que la primera vuelta de las presidenciales francesas despertó ayer. Medios de comunicación en Bélgica y Suiza hicieron sondeos a pie de urna en Francia, Twitter comentaba los resultados en varios idiomas y los periódicos estadounidenses, británicos y, sobre todo, alemanes no escatimaron recursos para relatar al detalle todo lo que sucedía al minuto. Al final, cuando se cerraron los colegios electorales y se comenzó el recuento de votos, ya llevábamos tanto tiempo recibiendo información y previsiones que todos esperábamos que simplemente se certificara el resultado pronosticado de antemano y que ya ocupaba todas las portadas de diario.

Pero no, hubo sorpresas. Y algunas dejaron un regusto más que amargo.

¿Victoria socialista o derrota de Sarkozy?

Es cierto que se cumplieron todas las quinielas en cuanto a que François Hollande se hizo con la victoria. Consiguió el 28,6% de los votos mientras que Sarkozy se quedó en segundo lugar con el 27,2%. De hecho, Sarkozy es el primer Presidente en funciones que pierde la primera vuelta de unas elecciones presidenciales desde que se inauguró la V República Francesa en 1958 (Giscard d’Estaigne ganó la primera vuelta en 1981 aunque perdió en la segunda frente a Mitterrand).

Todos los medios de comunicación hablan de “Referéndum contra Sarkozy” y de “voto de castigo” contra el actual Presidente. No en vano, según una encuesta de IPSOS sobre la intención de voto realizada entre el 19 y el 21 de abril, el 53% de los votantes reconocían ya que “iban a votar en contra de Sarkozy”.

Siendo ecuánimes, no obstante, hay que reconocer que la remontada de Sarkozy en las encuestas en los últimos meses ha sido espectacular y también sin precedentes. De hecho, la diferencia entre el Partido Socialista y la UMP ayer fue tan solo de 560.000 votos y el 27,2% de los votos cosechados por Sarkozy es mejor que el que obtuvo Jacques Chirac en la primera vuelta del 2002 (19,9% de los votos).

Entre la admiración y la estupefacción (y honda preocupación)

Bien, Hollande gana el primer round, tal como se había previsto. Pero lo previsible acabó aquí.

La primera sorpresa vino de la mano de un hecho agradable (y ejemplar). A pesar de que los franceses habían reconocido que esta campaña les aburría y no les despertaba el más mínimo interés, la participación fue altísima, de más del 80%. Es cierto que es ligeramente inferior a la registrada en el 2007 (cuando Sarkozy derrotó a Royal), pero si obviamos esta fecha, la tasa de participación de ayer sería la más elevada desde 1981.

La segunda sorpresa no fue agradable. De hecho, fue más que preocupante. La extrema derecha experimentó su mejor resultado que se recuerda: Marine Le Pen se hizo con el 17,9% de los votos, superando así  incluso al resultado que obtuvo su padre, Jean-Marie, en el 2002 (17%). Recordemos que en el 2002 y contra todo pronóstico Jean-Marie Le Pen se hizo con el segundo lugar en la primera vuelta (superó a los socialistas capitaneados por Lionel Jospin) lo que provocó una inmensa conmoción en toda Europa. Ahora su hija no se ha hecho con el segundo lugar, pero en sus electores parece estar la clave de la segunda vuelta.

Tercera sorpresa: en el flanco de izquierdas, Jean-Luc Mélenchon, del Front de Gauche, se tenía que conformar con un resultado más discreto de lo que las encuestas auguraban. Se quedó en el cuarto puesto y el 11,1% del total de votos (se esperaban el 15%). Mirando el vaso medio lleno: es el mejor resultado que obtienen los comunistas en 30 años (aunque lejos del 15,35% de los votos que obtuvo Georges Marchais en 1981). Mirando el vaso medio vacío: se esperaba mucho, muchísimo más. Mélenchon domina la oratoria, a todas luces ha sido quien mejor campaña ha hecho y en los últimos días el número de asistentes a sus mítines no paraba de incrementarse. Todo pronosticaba una gran victoria y, frente a las expectativas, el resultado final ha sabido a poco.

Los invisibles alzan su voz

Nadie lo había anticipado. El auge del voto a la extrema derecha ha sorprendido tanto como ha preocupado. “La Francia de los invisibles”, como la ha denominado “Le Monde”, ha sido sin duda la gran protagonista de estas elecciones.

Es cierto, todo hay que decirlo, que algunos académicos (como los sociólogos Philippe Guibert y François Miquet-Marty) ya habían advertido que había un fenómeno latente que había que monitorear con detenimiento. Es el de la “France périphérique”, un grupo demográfico situado sobre todo en el mundo rural y en los suburbios urbanos, que padecen mayores tasas de paro e ingresos substancialmente inferiores a la media. Son personas de entre 25 y 44 años, fundamentalmente “obreros” cuyas máximas preocupaciones son (por este orden): la inmigración, la seguridad y el poder adquisitivo.

Según un brillante análisis hoy en “Le Monde”, este grupo representa aproximadamente al 40% del electorado y no se reconocen ni de derechas ni de izquierdas.

 “Para estos “invisibles” solo hay dos posibilidades: o la abstención masiva o el voto al “Front national” [el partido de Le Pen]. Ya se había notado el poder de atracción de Marine Le Pen sobre este electorado, pero también se había constatado que el voto al FN no sólo era un voto de castigo o de advertencia, sino cada vez más un voto de adhesión basado en la combinación de dos elementos: la cuestión social y la cuestión identitaria. Dicha combinación deja pocas posibilidades a otros candidatos, como Jean-Luc Mélenchon, que también han intentado captar este voto de “colère social”.

Bien, de ellos va a depender el resultado de la segunda vuelta. Según los primeros sondeos, parece que un 40% se decantarán por Hollande, aunque habrá que ver.

Deja un comentario

Archivado bajo Campañas electorales, comunicación, liderazgo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s