Un triunfo histórico que puede acabar en derrota electoral

Al conocer la noticia, Obama se ha puesto eufórico. Algunos de sus asesores, sin embargo, se han llevado las manos a la cabeza. Y no precisamente para expresar su alborozo y júbilo al conocer que la Corte Suprema de los Estados Unidos declaraba que la reforma sanitaria que aprobó el Presidente hace ya dos años es constitucional. Más bien, todo lo contrario.

A pesar de la incongruencia, todos tenían motivos para justificar sus estados de ánimo.

El hombre que ha hecho historia

El Presidente Obama tenía motivos de sobra para dar saltos de alegría. Y no ha ocultado ni un ápice su satisfacción y orgullo cuando, minutos después de conocerse la noticia, ha comparecido ante los medios. con una flamante sonrisa ha sentenciado que “lo de hoy es una victoria para todas las personas de este país”.

Desde luego, mirando los datos, es un triunfo histórico.

Estados Unidos es el país que más gasta en sanidad de todo el mundo. Cada año se gasta 2,6 trillones de dólares (8.402 $ por persona), lo que representa el 17,9% de toda la economía americana.

♦ Ahora bien, tiene uno de los sistemas sanitarios más ineficientes de entre los países desarrollados: de los 34 miembros de la OCDE, es el número 31 en cobertura sanitaria a la población. Porque, de los más de 310 millones de estadounidenses, 50 siguen sin tener seguro médico. 

 Esto es más que una fría estadística. Se calcula que 45.000 estadounidenses mueren cada año por no tener un seguro médico. 

La reforma sanitaria de Obama (el “Obamacare”), que fue aprovada por el Presidente el 23 de marzo del 2010 después de una de las batallas políticas más encarnizadas que se recuerdan, tampoco es que fuera la panacea. Pero suponía un paso adelante muy importante: preveía ampliar la cobertura sanitaria a 30 millones de personas (20 millones seguirían sin). ¿Cómo? La ley establece la creación de una especie de “aseguradoras público-privadas” donde las familias con rentas de hasta 90.000$ al año podrán adquirir seguros a precios subvencionados por el gobierno. Además, todas las familias con rentas inferiores a 30.000$ (el 133% del umbral de pobreza en EUA) pasarán a beneficiarse del “Medicaid”.

Los avances no se detienen ahí. El “Obamacare” pone fin a prácticas injustas por parte de las aseguradoras privadas. Por ejemplo, en estos momentos, muchas aseguradoras se niegan a cubrir a mujeres que hayan tenido una cesárea o que hayan sido víctimas de la violencia de género. Por no decir que es una práctica común que las mujeres paguen más por sus seguros que los hombres simplemente por el hecho biológico de ser mujeres (hasta un 150% más). Todo esto será prohibido, y con toda la razón del mundo, cuando la ley entre completamente en vigor en el 2014 (de momento sólo se están aplicando algunas cláusulas).

La reelección en juego

Si la Ley de la Reforma Sanitaria supone un paso adelante, ¿por qué algunos asesores de Obama están tan preocupados?

Bien, la razón principal es que la ley incluye los denominados “individual mandates”. La mayoría de los estadounidenses están “obligados” a adquirir un seguro médico de aquí al 2014. Si no lo hacen, tendrán que pagar una sanción. En el 2014, la sanción será de 95 $ o el 1% de los ingresos (cualquiera que sea mayor). En el 2016, será de 695$ o el 2,5% de los ingresos. Los inmigrantes ilegales, los más pobres, los indios americanos, algunos grupos religiosos y los presos estarán exentos de pagar esta “multa”.

La constitucionalidad o no de estos “individual mandates”, de hecho, era hoy uno de los grandes puntos en juego. Los republicanos llevan dos años bramando que son “impuestos” y que “limitan la libertad” de las personas, al no dejarles decidir libremente. Pero hoy la Corte Suprema (por 5 votos a favor y 4 en contra) ha dicho que, política aparte, sí son constitucionales.

Más allá de las implicaciones prácticas que estos “mandates” tendrán, la batalla política está servida. Y las posibilidades de que Obama sea reelegido están en juego. Según una encuesta de Ipsos para Reuters hecha pública el domingo, el 61% de los estadounidenses se oponen a ellos y tan sólo el 39% están a favor. 

Pero, lo que es peor (para Obama): muchos estadounidenses remiten su aprobación de la ley en su conjunto a este punto específico. Porque, de hecho, parece ser que es uno de los pocos aspectos de la ley que conocen.

Diferentes encuestas ofrecen un panorama desolador para los que confiaban hoy que la aprobación de constitucionalidad de la ley supondría un salto adelante en las posibilidades de Obama de ser reelegido:

 Cuando la ley fue inicialmente aprobada (en el 2010), el 60% de los estadounidenses se mostraban contrarios a ella. La gran mayoría era porque la consideraban “poco ambiciosa”. Hay que apuntar, no obstante, que el 52% reconocían en aquel momento que “no tenían suficiente información sobre cómo la ley les iba a afectar”.

♦ A día de hoy, esta tendencia de opinión se mantiene intacta. Aunque una aplastante mayoría (más del 80%) reconoce estar totalmente a favor de poner fin a las prácticas discriminatorias de las aseguradoras, y aprueban otras medidas concretas contempladas en la ley el 56% de los norteamericanos siegue en contra de la reforma sanitaria.

 Lo más preocupante para Obama: el 73% de los que se consideran políticamente “independientes” (y que tienen la llave de las elecciones) también se oponen al Obamacare. La mitad porque consideran que atenta contra la libertad de las empresas; la otra mitad considera que la ley no servirá para atajar el problema de la sanidad y que sus propuestas se han quedado excesivamente cortas.

Los asesores de Obama tenían razón al llevarse las manos a la cabeza.

Deja un comentario

Archivado bajo Campañas electorales, Lecciones del Ala Oeste de la Casa Blanca, liderazgo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s